El conflicto del subte está lejos de terminar. Las medidas de fuerza volverán a repetirse esta semana, a partir de mañana, aunque no se interrumpirá el servicio, como se hizo la semana pasada, sino que se recurrirá a la liberación de los molinetes y se instalarán mesas con café y jugo para los pasajeros. Porque, en pleno conflicto, los metrodelegados quieren tener al usuario de subte de su lado.