A todas las empleadas domésticas con y sin retiro, les corresponde una licencia anual ordinaria, tanto si cobran por día, quincena o por mes.