Managua

Media docena de morteros fueron detonados en el sepelio de Christopher Antonio Orozco Alvarado, de 18 años, ayer domingo, en el cementerio Milagro de Dios.

El joven fue asesinado el viernes 8 de junio en una calle de residencial Altamira, en Managua, mientras circulaba en su motocicleta con unos amigos.

La familia aseguró que a Christopher lo asesinaron hombres encapuchados que le dispararon sin “misericordia” y que también se transportaban en motocicletas.

“A mi niño me lo persiguieron y me lo asesinaron de un balazo. Solo Dios sabe cómo sufro”, dijo Alba Nubia Alvarado, madre de la víctima.

En el entierro, los amigos y conocidos de Christopher Antonio Orozco Alvarado pusieron una Bandera de Nicaragua sobre el ataúd y gritaron “¡Presente!” en su honor.

Este año el joven se graduaría y según su madre tenía planes de asistir a la universidad para estudiar Ingeniería Industrial.

A diario trabajaba en un comedor y no tenía enemigos. El joven vivía al lado oeste de la antigua Mansión de Luis Somoza.

La entrada Sepultan a joven asesinado en una calle de residencial Altamira aparece primero en Periódico Hoy.