El sector privado condenó este viernes “el ultraje y ensañamiento judicial” del que fue objeto el editorialista de LA PRENSA, Luis Sánchez Sancho, quien este viernes fue puesto en libertad, tras permanecer casi una semana encarcelado por capricho del régimen de Daniel Ortega.

A través de un comunicado conjunto, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) condenaron el encarcelamiento del editorialista y otros abusos.

“Condenamos las acciones de intimidación policial contra Jaime Arellano, Miguel Mora, Verónica Chávez, Carlos Salinas, Álvaro Montalván, y otros periodistas de medios independientes, y de manera particular el ultraje y ensañamiento judicial que se dio contra Luis Sánchez Sancho”, expresa la nota.

Le puede interesar: Luis Sánchez Sancho: “Esta es una dictadura, sin términos medios”

Por su parte, Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, aseguró a través de su cuenta en Twitter estar feliz por la liberación de don Luis Sánchez, quien también es su amigo. “Mis saludos cariñosos para él, doña Hortensia y toda su familia”, publicó.

Libre, al fin

Sánchez Sancho fue apresado por el régimen tras verse involucrado en un accidente de tránsito, donde resultó con lesiones leves un motorizado. Pese a ello, el aparato represivo de la dictadura evitó a toda costa que se concretara un acuerdo entre ambas partes.

Tras su salida de prisión ayer, el editorialista luce un rostro apacible con leves signos de cansancio después de estos seis días de detención. Asegura estar tranquilo y listo para seguir su trabajo en LA PRENSA.

Lea además: Luis Sánchez, editorialista de La Prensa, será acusado por la Fiscalía sin atender lo establecido en las leyes

La orden de su liberación fue enviada al Distrito III por el juez Primero Local de Managua, Jean Carlos Fernández, luego que se hiciera efectiva la mediación entre Sánchez y Otoniel Betancourt, el motorizado afectado en el accidente de tránsito.

Cabe destacar que este acuerdo tuvo una demora de tres días ya que en la audiencia preliminar de caso, celebrada el pasado martes 27 de noviembre, tanto la Fiscalía como el juez Fernández condicionaron para la aceptación del mismo que la esposa de Betancourt contara con un poder de representación legal.

Al mediodía de ayer, luego de almorzar Sánchez fue notificado de su liberación. “Debo reconocer, con toda honestidad, que la Policía no me maltrató para nada. Por el contrario, siento que hubo un tratamiento especial, es decir, más allá del que merece todo reo… El mismo comisionado de Distrito III llegaba a verme todos los días, preocupado por mis medicamentos… en general, el tratamiento fue bueno. Muy por el contrario con el trato de la fiscal, que me pareció particularmente dura. Sentí que me presentó como el enemigo público, y que si yo quedaba en libertad iba a ser un peligro para todos los nicaragüenses”, expresó Sánchez. Agregó que dicha actitud de la fiscal le impresionó en gran manera.

Lo que ocurrió el día del accidente

Considera que hubo exageración a la hora de imputar los delitos. En particular, señala que la fiscal hizo mucho énfasis en las pruebas de alcoholímetro que se le hicieron el día del accidente y que dieron como resultado un porcentaje muy leve. “Estaba perplejo”, dijo.

Además: Ordenan prisión preventiva para Luis Sánchez Sancho, editorialista de LA PRENSA

“Lo que pasó ese sábado es que luego de mi almuerzo tomé una copa de vino que, según los doctores, uno debe beber para ayudarle a la digestión y al corazón, pero yo ya no pensaba salir. Sin embargo, hubo una urgencia en casa, tuve que resolverlo y a cuatro cuadras, regresando, fue que sucedió el accidente”, explicó Sánchez.

También estima que el caso pudo resolverse con mayor agilidad dentro de los juzgados en la audiencia preliminar, puesto que ambas partes estaban de acuerdo con la mediación, pero las trabas fueron insistentes por parte de la Fiscalía. “No había necesidad que estuviera encerrado”, confió.

El siguiente paso para don Luis es cumplir con lo acordado: pago de una cuota catorcenal mientras el afectado lo requiera, pago de medicamentos y reposición de la motocicleta. “Me han dicho que el muchacho (Betancourt) es un excelente ser humano… en próximos días cuando él esté mejor de la operación que le hicieron, lo visitaré”, comentó Sánchez.

El temor era latente

Luis Sánchez Sancho admite que sintió temor de que este accidente diera paso a una posible “pasada de cuenta” por parte del gobierno de Daniel Ortega, ya que participó como invitado en la Mesa del Diálogo Nacional.

También: La SIP denuncia arresto de editorialista de LA PRENSA y acoso al periodismo independiente de Nicaragua

La posibilidad de poder ir a parar a las celdas de Auxilio Judicial (el Chipote) siempre estuvo presente en sus pensamientos. “Yo no tengo nada que ver con levantamiento de tranques ni nada de eso. Pero tenía miedo de que, como dicen popularmente, me cobraran la cuenta. Era algo factible. Es más, esa misma madrugada (después del accidente) me levantaron y me dijeron: ‘venga con nosotros, nos va a acompañar’. Al escuchar eso sinceramente sentí miedo, pero resultó que me traían a la escena del accidente. Iban a hacer la reconstrucción del accidente”, cuenta Sánchez.

La entrada Sector privado condenó “el ultraje y ensañamiento judicial” del que fue víctima Luis Sánchez Sancho, editorialista de LA PRENSA aparece primero en La Prensa.