NUEVA YORK – No lo podía creer Gustavo Fernández cuando intentó ingresar en el inmenso complejo Billie Jean King, sede del US Open , y se encontró con una cerrada negativa. El número 3 del mundo en tenis adaptado –sobre silla de ruedas- quería empezar su preparación para el último Grand Slam del año, pero no se le permitió la entrada, ni siquiera para retirar la acreditación.