Tanto en la vida profesional como personal, el consumismo desmedido de lo inmediato está cobrando víctimas sin piedad