Grupos leales al presidente atacan a obispos y representante del Vaticano, cuando intentaban mediar en Diriamba, ciudad asediada por las huestes del mandatario