La brasileña Odebrecht desgranó en un congreso hemisférico sobre combate al lavado de dinero la estrategia que ha implementado para recuperar la confianza de los Gobiernos y de la sociedad tras el escándalo sobre el pago de sobornos revelado hace más de dos años.

El director global de Cumplimiento de Odebrecht, Michael Munro, dijo en medio de un congreso hemisférico antilavado llevado a cabo en la capital panameña, que el primer paso para enfrentar una situación así debe ser ‘admitir el error’ y ‘aceptar las consecuencias’, que en el caso de la constructora han sido multas millonarias y la prohibición de participar en licitaciones públicas durante algún tiempo.

‘La gente no nos va a creer así porque sí. Tenemos que demostrar que hemos cambiado. Va a costar tiempo, pero es cuestión de insistir y de explicar quiénes somos y los grandes proyectos que realizamos’, apuntó.

El directivo de Odebrecht explicó que el plan consiste en mejorar la comunicación interna de la firma, habilitar un departamento para que los empleados puedan denunciar prácticas irregulares, reforzar el control sobre los pagos en especie, las dietas y los viajes de empresa, así como endurecer la vigilancia sobre las donaciones y el patrocinio, entre otras medidas.