La madrugada del 3 de agosto de este año, Erving Téllez Treminio, de 34 años, se convirtió en uno de los sobrevivientes de los más de  31,978 accidentes de tránsito que se registraron de enero a octubre de 2018, según el último informe de la Policía Nacional.

Téllez viajaba en una mototaxi junto a su esposa, Fátima Sánchez Reynosa, de 38 años, y Yasser Zeledón, de 25, a quien le realizaba un viaje privado hacia Migración y Extranjería de Managua.

La mototaxi en la cual se trasladaba Téllez la chocó un vehículo cuando circulaba en carretera Masaya-Managua. El conductor que causó el accidente iba en estado de ebriedad.

El anuario estadístico 2017 de la Policía Nacional detalla que los accidentes, de enero a octubre, fueron 35,998. Ese año cerró con 43,912 accidentes.

¿Cuántas multas impone la Policìa de Nicaragua cada hora?

En lo que va de 2018, la tendencia es una disminución en los niveles de accidentalidad, ya que en los mismos periodos, de enero a octubre, de 2017 y 2018, se muestra una reducción de 3,000 accidentes.

VÍCTIMAS DE LA IMPRUDENCIA

El choque en el que se vio involucrado el conductor de la mototaxi también dejó víctimas mortales. La esposa de Téllez, quien viajaba en el asiento trasero, costado izquierdo del pequeño medio de transporte, falleció como consecuencia del accidente.

“Nos colisionó un carro que venía a más de 140 kilómetros por hora, fue tan grande el impacto que mi esposa murió instantáneamente. Todos nosotros salimos por los aires, eso fue desastroso”, lamentó Téllez.

Fátima Sánchez murió bruscamente. Su cuerpo quedó tirado a unos diez metros del vehículo en el cual viajaba. En la cabeza de la ciudadana se incrustó una de las varillas de hierro que sostenían la carpa de la mototaxi, una de sus piernas se desprendió, quedando a unos metros de su cuerpo, y su rostro quedó desfigurado por las quemaduras de fricción.

Sánchez se unió a la lista de los más de 565 fallecidos por accidentes de tránsito reportados de enero a octubre en 2018. En el mismo periodo de 2017 las cifras de muertes ya ascendían a 649, ese año cerró con 782 víctimas mortales.

La fallecida dejó dos niños en la orfandad, que después de cuatro meses de su partida continúan llorándola.

“Teníamos seis años de casados, ella tenía dos hijos que criábamos juntos y teníamos muchos sueños por cumplir, pero ahora todos nos quedamos sin ella, sus hijos son los que más la han llorado”, declaró el esposo.

La Ley 431, Ley para el régimen de circulación vehicular e infracciones de tránsito, refiere como una falta de mayor peligrosidad la conducción de un vehículo por una persona en estado de ebriedad.

Las sanciones para los conductores que irrespetan ese tipo de disposiciones de ley van desde la revocación de la licencia de conducir, de tres meses a un año, pero en caso de haber lesionados o fallecidos la autoridad podrá decidir si se le cancela definitivamente.

Sin embargo, para la familia Téllez Sánchez eso no es suficiente, porque sus vidas quedaron “destruidas”.

El conductor de la mototaxi nunca esperó que su esposa muriera de esa manera tan violenta.

“Mi vida cambió totalmente en dos segundos, mi hogar se destruyó. Yo nunca más voy a volver a ver y tener a mi esposa. Yo jamás volveré a ser el mismo”, lamenta.

LESIONADOS POR ACCIDENTES

Téllez, efectivamente, no será el mismo, pues las secuelas en el cuerpo lo han postrado en una cama durante cuatro meses. Los médicos le han dicho que su recuperación será en por lo menos un año, ya que el accidente lo dejó con fracturas expuestas en sus piernas, quemaduras por fricción y heridas en la cabeza.

“La imprudencia de otra persona me marcó de por vida, no soy y no seré el mismo, ahora tengo que aprender a caminar, ya no puedo ponerme de pie y he tenido que aguantar seis operaciones”, relata.

En los primeros 10 meses de 2018 se han registrado 2, 232 lesionados por accidentes de tránsito. En el mismo periodo de 2017 ya ascendían a 3, 144.

Para el conductor de la mototaxi es muy duro no poder valerse por sí mismo, pues ahora tiene que permanecer en una camilla, vivir de la bondad de sus familiares y hacer sus necesidades fisiológicas en un pañal desechable.

Antes del accidente, Téllez era un hombre activo, se dedicaba, junto a su esposa, a comerciar productos varios y ofrecía su servicio de mototaxi desde hace tres años. Jamás se había visto involucrado en ninguna colisión.

La tendencia de accidentalidad en Nicaragua, de 2007 a 2017 era el aumento. En promedio diario, el año pasado, se registraron 122 accidentes de tránsito, principalmente, por no guardar la distancia.

En 2018 se reportó al menos unos 105 accidentes por día, las causas de las colisiones continúan siendo las mismas.

La disminución de accidentes, lesionados y muertos responde a la crisis que estalló en Nicaragua en abril y que temporalmente provocó una parálisis en las carreteras.

PREVENCIÓN

Téllez lamentó que haya tanta imprudencia en los conductores nicaragüenses. Según su testimonio, la persona que colisionó la mototaxi solo le interesaba pagarles para quedar en libertad, nunca recibieron una disculpa sincera por la imprudencia que el sujeto cometió.

“La persona que nos atropelló llegó a un acuerdo con la familia de mi esposa y le dieron dinero, pero yo hubiera querido que fuera encarcelado, porque el dinero no paga la vida de una persona. Considero que si esa persona sigue manejando en las calles será un peligro para otros, porque se justifica diciendo que él tiene problemas de ansiedad. Personas así no pueden andar por las calles atropellando a quien se les ocurra, creyendo que por pagar pueden hacer lo que quieran”, afirmó el sobreviviente.

El conductor de la mototaxi recibió del seguro por daños a terceros 62 mil córdobas, pero afirma que los gastos que le ha generado las lesiones, entre medicinas y transporte para ir al médico, en cuatro meses ese dinero ya no existe.

  1. Joven muere en accidente de moto por ataque de epilepsia

Es por ello que solicita a las autoridades que en casos de accidentes tan graves como en el que se vio involucrado sean “imparciales, que no hagan excepciones de personas solo porque la otra persona tenga dinero, que nos vean como seres humanos a los que nos duele la pérdida de nuestros seres queridos y que esto no se puede pagar con un papel”.

La recomendación de Téllez para los conductores es que respeten la ley, que recuerden que andan un arma en sus manos y pueden destruir muchos hogares si no la saben usar, porque “al ebrio que me impactó no le pasó nada, la peor parte nos la llevamos los que no teníamos la culpa”.

La Dirección de Tránsito de la Policía reportó que durante este año han trabajado en campañas sostenidas para reducir la ocurrencia de accidentes de tránsito, desde planes y operativos preventivos, Plan Nicaragua Mejor, Plan Carretera y Plan Integral de Seguridad Vial.

La esperanza de este sobreviviente de accidentes de tránsito es que historias como las suyas ayuden a que la población adopte los conocimientos que se transmiten sobre educación vial, para que no se continúen destruyendo familias por imprudencias.