Al pie del ataúd, entre 16 velas que ardían en el piso, había seis vasos con distintas bebidas, una bolsa con hojas de coca, un pack de seis botellas de 2,25 litros de Manaos sabor lima limón, cinco tetrabrik de vino tinto Uvita y un plato con una empanada. Elena Moscoso Colque tomó uno de los vasos, que tenía servido un “canelado” (agua, canela, anís Ocho Hermanos y azúcar). Volcó unas gotas a la derecha del cajón, otras a la izquierda, se persignó y tomó un trago a la memoria de su primo Gualberto Colque, de 33 años, nacido en Sucre, Bolivia, y muerto el viernes en Buenos Aires.