Un total de 10 personas, en su mayoría jóvenes, fueron liberados este sábado en Nicaragua con la mediación del Episcopado, y el acompañamiento de la CIDH, luego ser detenidos en el marco de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, que cumplieron más de dos meses y han cobrado 285 vidas.

Los 10 detenidos, nueve hombres y una mujer, estaban recluidos en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como “El Chipote” y como un lugar de torturas, dijo el sacerdote Carlos Avilés, delegado por el Episcopado para la liberación de los jóvenes, que acudió al sitio con miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se encuentran en Nicaragua por la crisis.

Lea además: Grupos religiosos reconfortan a familiares fuera de El Chipote

La entrega de los detenidos a sus familiares fue realizada en el jardín trasero de la Catedral Metropolitana de Managua, con la presencia de algunos religiosos y miembros de la CIDH, que tomarán el testimonio de las personas liberadas.

Los jóvenes, que estuvieron detenidos en “El Chipote”, una de las cárceles de máxima seguridad en la dictadura de los Somoza, fueron abrazados por sus madres, hijos y otros familiares quienes lloraban de emoción al verlos con vida.

Factor humano

“Realmente el factor humano es el factor esencial. La CIDH trabaja por los derechos de las víctimas y naturalmente un encuentro tan emotivo con personas que han sido liberadas con sus familias, realmente nos conmueve”, dijo la delegada de la CIDH, Fiorela Melzi, a periodistas.

Uno de los detenidos, Roger Lara, abrazado con sus dos hijos menores, relató a periodistas que estaba en su casa de habitación en el municipio de Nagarote, 41 kilómetros al noroeste de Managua, cuando, junto a su esposa, fue sacado a la fuerza por paramilitares y antimotines.

“Me pusieron contra una barricada y me dispararon”, denunció Lara, quien aseguró que lo golpearon duro y lo amenazaron con que no volvería a ver a su familia.

¿Y las armas?

Durante el interrogatorio, dijo que le preguntaban “dónde estaban las armas y quienes eran los cabecillas de los tranques” que habían instalado en Nagarote en protestas contra el Gobierno.

Lea además: Madres lloran por sus hijos frente a El Chipote

La madre de Juan José Vallecillo, uno de los detenidos, también de Nagarote, visiblemente conmovida y en medio de lágrimas, dijo que “ya sentía que el corazón se me iba a explotar de tanta angustia, porque es una angustia”.

“Esta es una angustia que vivimos todas las madres, porque es algo que nos quitan del corazón de nuestras vidas, porque es un tuquito del alma que nos quitan a cada uno de las madres que vivimos en Nicaragua y eso es un delito tan grande”, denunció.

74 días

Instó al presidente del país, Daniel Ortega, a cerrar los ojos y a mirar en el fondo de su corazón y se pregunte “qué es lo que está haciendo con su pueblo” que lo puso en el poder.

“Qué es lo que está haciendo?, masacre con su pueblo”, sentenció.

Le puede interesar: El Chipote, la cárcel somicista donde torturan a los que protestan contra Ortega

Nicaragua cumplió este sábado 74 días desde que se inició la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Daniel Ortega también como presidente, y que ha acabado con la vida de al menos 285 personas, según cifras de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

La entrada Liberan a ciudadanos que el Gobierno tenía secuestrados en El Chipote aparece primero en La Prensa.