Mucha gente me ha preguntado en estos últimos 30 días por qué no estamos hablando de bienestar animal, e incluso muchos han planteado por qué en la mesa del diálogo no se incluía a nadie del movimiento animalista. Personalmente, y esto es a mero título personal, si bien todos me conocen como defensor de los animales y de los derechos de los animales, me he autoproscrito de hablar del tema en estos momentos, porque ¿cómo puedo hablar de maltrato animal cuando están maltratando a nuestros jóvenes?, ¿cómo puedo denunciar la muerte o sacrificio de un animal, cuando están matando a nuestros jóvenes? ¿Cómo puedo plantear discutir la Ley 747 de Protección y Bienestar Animal, y su reglamentación cuando está en juego la misma democracia?

En su momento íbamos bien, Nicaragua fue el sexto país del mundo y el primero latinoamericano en firmar la “Declaración Universal de Bienestar Animal” (2010), el primero centroamericano en tener una ley moderna de protección y bienestar animal (2011), pero luego, nos hemos ido quedando y perdiendo terreno, hasta llegar a extremos de que somos el único país centroamericano que aún no ha prohibido los circos con animales.

A nivel nacional, tenemos vigentes desde el año 2008 el Artículo 391, del Capítulo IV del Código Penal, sobre Bienestar y Maltrato Animal, posiblemente esto no cambie, siga con su vigencia y nos permita a nivel nacional gestionar y gerenciar procesos legales en casos evidentes de maltrato animal.

Pero, la Ley 747 de Protección y Bienestar Animal sigue sin su reglamentación, sigue sin su ente estatal testigo y conductor, por lo que seguramente, cuando todo se aclare u organice, habrá de incluirse en la lista de leyes a revisar y reformar en forma urgente.

La Ley 747 tiene también sus mártires, claro está que animales, que son casos archivados en las gavetas de la Policía Nacional y del Ministerio Público que hay que esclarecer aún y desempolvarlos hasta procesar a los culpables, como fueron los perros asesinados por flechas de la Carretera Sur, en que la Policía Nacional tiene los archivos de investigación, pero no quiso procesar a nadie por influencias socio-político-económicas, los perros colgados de Santa Teresa, los perros violados de Bello Horizonte y Tipitapa, los perros macheteados de Managua y de San Juan del Sur, las empresas pseudoturísticas que promocionan actividades cinegéticas en contra de nuestra fauna, los monos abatidos a balazos, las alcaldías que insisten en promover la tenencia de animales en los parques públicos como adorno y las empresas que hacen lo mismo, entre cientos de casos que hemos denunciado.

A nivel de ordenanzas municipales, tenemos ordenanzas sobre regulación y bienestar de caballos de carretoneros y coches aprobadas en la Alcaldía de Granada desde el año 2007 que no se cumplen, por aprobarse desde el año 2016 en la Alcaldía de Masaya, siempre en la agenda para votarse, o Alcaldías Pro Activas como la de Somoto que vela por el bienestar y protección de los burros, animal emblema de la historia y actividades económicas y turísticas de la ciudad norteña. Todo esto lo tenemos presente y no lo hemos olvidado ni lo haremos.

Decano Facultad de Ciencias Agrarias (UCC) y presidente de Fundación A.Mar.Te. Teléfono: 88521488/ correo: enrique.rimbaud@ucc.edu.ni

La entrada Legislación pro animales para Nicaragua en la actual coyuntura aparece primero en Periódico Hoy.