El sacerdote que refugió a un centenar de estudiantes en Managua se convierte en un héroe para los opositores