Todo el mundo muere. Pero gracias a las imágenes generadas por computadora (CGI, según sus siglas en inglés), algunos pueden volver a la vida. Si bien la tecnología no es nueva, en los últimos años fue dramáticamente refinada. Para la precuela de Star Wars de 2016, Rogue One, Peter Cushing, quien murió en 1994, recuperó su papel de Grand Moff Tarkin de 1977. Para lograr la recreación de Cushing con imágenes generadas por computadora, los artistas de efectos visuales (VFX) estudiaron un video de captura de movimiento de un sustituto leyendo las líneas de Tarkin. “Hay tantos elementos que hacen que una cara parezca real, desde cómo rebota la luz en la piel hasta pequeños movimientos del ojo”, dice Darren Hendler, de Digital Domain, un estudio que transformó a Josh Brolin en Thanos para Avengers: Infinity War y trabajó en el holograma de Tupac que se vio en Coachella en 2012. La última figura procesada por estos avances es Amy Winehouse , cuyo holograma saldrá de gira en 2019. La compañía detrás, BASE Hologram, contará con proyectores con “láseres de primer nivel”. El efecto es un holograma que parece menos traslúcido que cualquiera que hayas visto en el pasado.