El  jefe de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Santos, dijo ayer que las perspectivas de crecimiento económico que tenía el organismo para Panamá, de 5.6%, se podrían reducir para final de año y deberá hacer algunos ajustes a la baja, por las debilidades que presentó el país en algunas actividades como la construcción,  durante el primer trimestre del año, y la reciente huelga que paralizó esta industria durante 30, coincidiendo con el cierre del segundo trimestre. No obstante, indicó que a pesar de las debilidades que ha sufrido la economía panameña durante los primeros seis meses del año, permanecerá entre las más dinámicas y estables de América Latina.  “Panamá es una economía muy dinámica muy sólida. Es la economía que ha crecido a la tasa más elevada de toda América Latina, en las últimas dos década, es la economía que tiene el ingreso por persona más  alto de la región y hemos visto que ese nivel se solidez continúe en la economía”, afirmó  Santos. El ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio de la Guardia ha reconoció que la huelga ha tenido un impacto en la economía panameña y que el MEF está en el proceso de terminar de evaluar su impacto en el crecimiento económico. Durante el primer trimestre de 2018 el costo de la construcción se desplomó 39.9% en comparación con igual periodo de 2017, y las previsiones de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) apuntan a que el sector podría perder mayor dinamismo en los próximos meses, con la aproximación de las elecciones, la entrada de un nuevo periodo presidencial y la reciente paralización de los obreros.

 

“Está probado que las actividades productivas se reducen y la inseguridad del inversionista se incrementa a la espera de un nuevo gobierno que se plantea nuevos planes de desarrollo”, afirmó Eduardo Rodríguez, director general de Capac.

Sus previsiones apuntan a que el reciente paro de trabajadores podría agravar aún más la situación de la industria, pues asegura que estos eventos ‘no’ favorecen la sustentabilidad del sector, por lo que se esperan años difíciles.