Directivas de la Alianza Cívica y la Unidad Azul y Blanco reconocen que hubo problemas de comunicación sobre la división de roles que generó un descontento en la población entorno a la creación de la coalición nacional opositora