Barras de chocolate Baracoa, de producción nacional (INTERNET)

Con una pizca de esperanza amanecieron los amantes del chocolate cubano este miércoles, cuando la prensa de la Isla reportó sobre los avances de las labores de mantenimiento de la única fábrica de chocolate del país, que podría retomar su producción en abril próximo.

Según recoge un reportaje del periódico Granma, para el mes de marzo el proceso de modernización que atraviesa la fábrica Rubén David Suárez Abella se complementará con el montaje de todo el equipamiento tecnológico necesario, “proveniente de varios países europeos”.

En ese periodo deberán estar concluidas las labores de adecuación de los espacios requeridos por la novedosa maquinaria para la producción de tabletas y bombones, señaló a la prensa Réder Londres Noa, inversionista de la obra.

Según el especialista en tecnología, hasta el viernes 15 de febrero, en esa línea restaba, aproximadamente, un 10 % de trabajo, centrado principalmente en el lavadero de moldes. Ya están listos el piso de los diferentes locales, la colocación del falso techo, de las luminarias, casi todo el enchapado de paredes y los almacenes para productos terminados y envases.

Paralelamente, refiere la nota, se labora en la otra línea de producción para la transformación del cacao, la más compleja en su ejecución por las adecuaciones constructivas exigidas para el montaje de los equipos.

En abril próximo, se espera que esté terminada esa línea, en la cual se elaborará licor, manteca y cocoa, dijo por su parte Húber Arista Hidalgo, director de la fábrica, denominada hoy Derivados del Cacao, y subordinada a la Empresa de Confiterías y Derivados de la Harina.

De acuerdo con el periódico, el costo de la inversión está estimado en 10.8 millones de pesos; de ellos, 8.4 en divisa, con financiamiento “ciento por ciento cubano”, y debe recuperarse en cinco años, precisó Londres Roa.

Durante una visita a ese centro en noviembre, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel instó a darle “valor agregado” a los productos de la industria del chocolate en Baracoa, en aras de favorecer los ingresos en divisa al país.

Esto en correspondencia con el encadenamiento del cacao, programa que también se desarrolla con el coco y contempla, entre otros aspectos, el incremento de las cosechas, aprovechamiento industrial de cada componente del cultivo, mejora de la infraestructura, los caminos y el transporte, y el drenaje de las áreas bajas.

La manteca de cacao se emplea en las industrias alimentaria, de medicamentos, cosméticos y jabonería, mientras la cocoa, uno de los renglones más connotados extraídos del aromático grano, tiene amplio uso en la elaboración de helados, dulces, chocolate y otros variados productos.

La cosecha de cacao en Baracoa cayó dramáticamente en 2017, cuando se lograron solo 200 toneladas del fruto, el peor resultado en más de 70 años, tras los destrozos dejados en esa zona por los poderosos huracanes Matthew e Irma.

Las cifras contrastan con las 1.600 toneladas recogidas dos años anteriores, cuando se alcanzó un pico histórico interrumpido por Matthew, el huracán que asoló en octubre de 2016 a esa porción del oriente cubano y dañó las 3.635 hectáreas dedicadas a ese cultivo.

Conocida como la capital chocolatera de Cuba, de Baracoa sale el 85% del cacao que se consume a nivel nacional y alberga la única fábrica de chocolate que existe en la Isla, inaugurada por Ernesto Che Guevara en 1963.

 

La entrada ¿Esperanza para el chocolate cubano?: La industria de Baracoa podría abrir en abril se publicó primero en PERIÓDICO CUBANO.